Jardines comestibles

¿Qué entendemos por jardines comestibles?

Los jardines además de servirnos para disfrutar del aire libre, del aroma de las flores en primavera, de una buena sombra en verano o de la belleza de los colores otoñales, pueden estar pensados y diseñados para que podamos disfrutarlos en la mesa. Los jardines pueden ser comestibles.

Un jardín comestible es un jardín en el que las plantas que hayamos elegido, además de estructurar y organizar el espacio, embellecerlo a la vista y mejorar el confort, tienen alguna de sus partes comestibles. No hablamos simplemente de incorporar un huerto a nuestro jardín, aunque también podamos tener uno en un espacio realmente reducido, sino de conocer e incorporar árboles, arbustos y vivaces que podamos aprovecharlas también en nuestra cocina.

Un ejemplo de esto son los árboles y arbustos de fruto comestible, como pueden ser el madroño, el moral; de hojas culinarias, como el laurel; o vivaces y aromáticas utilizadas como tapizantes como pueden ser las fresas silvestres, la menta, la hierbabuena, los tomillos, el romero rastrero, las grosellas, las frambuesas y tantas otras.

Lo importante es conocer las plantas, tener una buena idea de cómo emplearlas para que estructuren el espacio y saber cuáles son sus necesidades de de luz, agua y suelo.

Aquí radica uno de los puntos más importantes de su éxito: conocer su hábitat y dónde se desarrollarán mejor con el menor esfuerzo por nuestra parte; ahorrando así en agua, fertilizantes y plaguicidas, incluso evitándolos por completo. Si colocamos una especie vegetal en un lugar propicio en cuanto a estos tres condicionantes se refiere, nos aseguramos poder disfrutar de frutos o partes de la planta sanos y frescos para nuestras recetas culinarias o, sencillamente, para podernos pasear por nuestro jardín degustándolo a la vez que disfrutamos del aire libre.

En nuestros jardines intentamos que estos elementos siempre estén presentes, porque entendemos el jardín como algo que va mucho más allá de ser un elemento estético y estático.

Un jardín comestible es también un jardín que atraerá a pájaros y otros pequeños animales. Es verdad, tendremos que competir con ellos a la hora de comer sus frutos, pero siempre hay para todos. ¿Y quién no disfruta de poder observar además cómo a nuestro jardín llegan estos pequeños animales y la función que hacen para mantener su equilibrio? Pero esto ya estema para otro post.

Deja un comentario